El Rey León (The Lion King) (2019)



¡Hola, chic@s! Hoy en día, las redes sociales rigen nuestras vidas y nos dejamos influenciar por ellas, aunque nos cueste admitirlo. Las opiniones que leemos las tomamos como verdades universales y con esto incluyo, entre otras cosas, lo que pensamos de las películas. Parece que no hay un término medio, ya que siempre hay dos tipos de comentarios: los que recalcan que es realmente horrorosa o los que la elevan a lo más alto. Esto nos puede condicionar a la hora de ponernos delante de la pantalla y esto es justamente lo que ha pasado con el remake de El Rey León. Los dos tráilers del film entusiasmaron, pero las primeras críticas de la cinta fueron más bien dispares. No obstante, esto no fue nada comparado con lo que vino después: muchos dijeron que la película era horrenda, que los animales no tenían ninguna expresividad, que era un calco de la original y que era muy aburrida por estar rodada como un documental. Los pronósticos no eran nada buenos, pero desde hace un tiempo intento no hacerles caso para poder tener mi propio criterio y la verdad es que esta vez no coincido con lo que he leído en redes como Twitter o Facebook.

El Rey León es una película que ha conquistado a diferentes generaciones y su remake en acción real era uno de los más esperados por aquellos nostálgicos que seguimos a Simba, Timón, Pumba y compañía. Jon Favreau es un nombre familiar para Disney ya que dirigió la última versión de El libro de la selva (aunque yo soy muy friki y para mí siempre será Pete, el novio millonario de Mónica en Friends, que luego se pasa al mundo de la lucha con resultados un tanto penosos) y ahora vuelve para ponerse detrás de las cámaras para que el rey de la selva vuelva a rugir.

Muchos han puesto el grito en el cielo porque este remake es un calco del clásico original. Sí que lo es, pero esto no me ha molestado en absoluto porque es lo que esperaba (y quería) ver. Hay planos que son exactamente como los que vimos hace 25 años, pero también hay otras pequeñas escenas completamente inéditas. La exhibición visual de la película es abrumadora, una maravilla, y posee un gran realismo tanto con los animales como con los paisajes en los que transcurre la trama. Este punto tampoco ha gustado a algunos espectadores ya que este realismo ha hecho que los animales no tengan la misma expresividad que su versión animada, pero a mí me ha gustado. Sinceramente, si esta versión real hubiese poseído la efusividad de los animales de la película de 1994 entonces hubiese sido una caricatura.

La trama es fluida y está bien construida trayendo de vuelta esas lecciones tan humanas que tanto nos emocionaron hace más de dos décadas. Hans Zimmer vuelve a ser, una vez más, uno de los grandes protagonistas al traer su mítica banda sonora de vuelta y esa emoción que transmite a través de su música sigue intacta. No nos lo merecemos. Beyoncé Knowles aporta su talento, no solo dándole voz a Nala, sino haciendo lo que mejor sabe: cantar. Su tema Spirit es un homenaje a África, pero la intérprete de Crazy in love no es la única en aportar nuevos temas ya que Elton John, galardonado con un Oscar por la preciosa Can you feel the love tonight?, cierra la película con una nueva canción: Never too late.


¿El punto negativo? La falta de ideas de Disney. En vez de crear nuevas tramas se dedica a ganar dinero con sus historias animadas sabiendo que la nostalgia es un plato de lo más fuerte, y que muchos iremos a las salas de cine para recordar con ellas nuestras infancias.

El Rey León es un remake excelente que nos lleva de vuelta a ese otoño de 1994. Los efectos visuales son impresionantes y la historia está muy bien adaptada. Si quieres volver a revivir este fantástico cuento a imagen real, entonces la cinta te da con creces lo que quieres. Los niños que se encontraban en la sala disfrutaron de la película, y los adultos que también nos encontrábamos allí nos divertimos muchísimo. Tanto, que cuando la pantalla se fundió en negro para decir adiós la sala estalló en aplausos. Ha sido maravilloso ver a Simba una vez más volviendo a casa para ocupar su lugar en el ciclo de la vida.

¡Hasta la próxima!

Si queréis acceder a mi página de Facebook, haced click aquí
Instagram: laura_lamiel

Fotografías: Disney

Comentarios

  1. ¡Hola! Sí, es cierto que Disney está de capa caída en cuanto a nuevas ideas se refiere. Pero al menos hacen este tipo de pelis cómo tú dices para los nostálgicos (no es mi caso, la verdad me gustó en su día la versión del 94, perdono estoy deseando ver la versión actual, aunque supongo que acabaré viéndola)

    Yo también he leído numerosas críticas poniendo a esta peli de vuelta y media, pero el otro día una amiga (de las nostálgicas) me contó que fue a verla y más o menos coincide contigo, le gustó mucho.
    Lo que dices: tenemos que intentar no dejarnos influir por las críticas ajenas, al menos no demasiado
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Marian!

      El rey león es mi clásico de Disney favorito y este remake me ha gustado. Puede que la nostalgia haya tenido mucho que ver, pero lo importante es que la he disfrutado jajajaja

      Con respecto a las opiniones en las redes, todas son muy cambiantes; hoy una cosa gusta, pero mañana te la ponen a caer de un burro. Intento no hacerles caso, pero a veces cuesta.

      ¡Un beso!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares