Edgar Allan Poe: Hombre atormentado, genio indiscutible








¡Hola a tod@s! Estoy muy contenta con esta entrada . Para las personas que amamos la literatura hoy es un día especial. En un día cómo hoy de 1809 vino al mundo uno de los escritores más grandes de todos los tiempos: Edgar Allan Poe.


¡Qué puedo decir de Poe! Hay tantas cosas que no sé ni por dónde empezar. Primero de todo, tengo que decir que me siento muy orgullosa de poder dedicarle un huequecito en este humilde blog a un escritor que para mí es una fuente constante de inspiración desde hace muchísimos años. Es un autor indispensable en mi pequeña biblioteca y su obra cada vez me gusta más. 


Recuerdo que mi primer contacto con Poe fue cuando mi profesora de literatura del colegio nos mandó leer dos de los cuatro cuentos que formaban parte de un libro que llevaba como título: Edgar Allan Poe: El escarabajo de oro y otros cuentos. Por aquel entonces, no sabía quién era y menos aún conocía su obra. Los dos relatos que mis compañeros y yo nos teníamos que leer eran el que daba título al libro y luego el mítico Los crímenes de la calle Morgue. El primer cuento me encantó pero el segundo… No encuentro palabras para expresar lo que me hizo sentir esa historia. Siempre me ha gustado la novela negra, de misterio, de terror, de género gótico y adoro a Sherlock Holmes. Pues bien, parecía que este relato reunía un poco de todos estos géneros. Recuerdo que una vez que empecé a leer no pude parar hasta el final. Estaba intrigada por quién era el asesino o asesinos que habían sido capaces de cometer un crimen tan atroz. Estaba como hechizada. Solamente quería descubrir la verdad. Y cuando lo hice… Me quedé sin aliento. Obviamente, tenía a mis sospechosos pero lo que más me gustó fue el giro que dio todo cuando se descubre al culpable o culpables. Me encantó porque era algo que ni yo misma había imaginado. Poe quería sorprender al lector, ¡y vaya si lo hizo! Desde aquel momento supe que era un genio. Sin mencionar a ese fantástico personaje que es el detective C. Auguste Dupin y que protagoniza algunas historias del escritor. Para muchos, el gran detective de la literatura es el personaje creado por Arthur Conan Doyle: Sherlock Holmes. Sin embargo, muy poca gente sabe que Poe y Dupin fueron, por decirlo de alguna manera, los pioneros de la novela detectivesca/policial. Y que antes de Holmes estaba Dupin. La manera en que está narrada esta historia es espectacular. Poe tenía una mente privilegiada. Brillante. Todo el proceso de investigación está explicado de manera magistral y no queda ningún cabo suelto. La resolución del caso es sensacional. ¡Perfecta! Cuando terminé de leer vi que el libro tenía dos cuentos más: La carta robada y El misterio de Marie Rogêt. ¿Y qué hice? Los devoré. Una vez acabados supe que Poe me iba a acompañar durante mucho, mucho tiempo. Y así ha sido. Ahora mismo estoy mirando mi estantería y veo el libro del que os estoy hablando (ya se le va notando el desgaste del paso de los años) más uno nuevo que me compré hace un par de años que es una auténtica maravilla. Éste último recoge toda la obra de Poe y cómo podéis ver la edición es una delicia. Es mi pequeña joya literaria junto a otras de las que ya os hablaré. Otros títulos que me han acompañado son: El cuervo, La caída de la casa Usher, El gato negro, La narración de Arthur Gordon Pym y un largo etc. Toda su obra es más que recomendable. Su calidad es excelente y nunca, nunca decepciona.


Edgar Allan Poe fue el primer escritor que empecé a seguir. Hasta ese momento me habían gustado diferentes libros pero nunca el autor me había entusiasmado tanto como para decir “voy a leerme las obras de este escritor”. Por aquel entonces, estaba descubriendo la literatura. Estaba definiendo mi carácter literario y muy poco tiempo después, se añadieron mis queridísimos Oscar Wilde, Jane Austen, las hermanas Brontë, William Shakespeare (adoro Hamlet), Elizabeth Gaskell… Sé que me estoy olvidando de muchos pero es que la lista puede llegar a ser muy larga. Pero volviendo a Poe, si consideramos que su obra es oscura y terrorífica a la vez que fascinante también parece ser que su vida siguió el mismo guión que sus historias. Hombre atormentado dónde los haya su vida siempre tuvo un toque muy oscuro y su muerte, a día de hoy, sigue siendo un auténtico misterio. No voy a contar la vida de Poe porque en la red encontraréis todo lo que queráis saber y os aconsejo que lo hagáis porque es muy interesante. Solamente diré que es uno de los seres humanos más fascinantes sobre los que he leído. Poe fue un hombre que, como he dicho antes, no tuvo una vida fácil tanto en lo personal como en lo profesional. La gente no entendía su obra. No le daban el valor que realmente merecía y si a esto le añadimos una vida de excesos, muerte y destrucción podréis comprobar que su vida no fue precisamente un camino de rosas. Poe murió sintiéndose solo, fracasado e incomprendido. Años más tarde, su obra obtuvo el reconocimiento que se merecía y, a día de hoy, es uno de los autores más admirados. Un genio. Un escritor imprescindible para entender la historia de la literatura. Sinceramente, esto me pone de muy mal humor. Es decir, muchos artistas mueren sintiéndose unos fracasados al ver que sus obras no son aceptadas por el público para que, irónicamente, años más tarde sean un éxito. Es muy frustrante ver como no han conocido y disfrutado ese éxito y esto también lo comenté en una entrada dedicada a Fanny Brawne, la mujer que enamoró al poeta romántico John Keats (ver entrada en el mes de Agosto).

Muchas veces me pregunto que hubiese pasado si Poe hubiese nacido en pleno siglo XX. ¿La gente habría aceptado sus historias? Si es así, ¿su obra sería la misma? Muchos de sus relatos o poemas surgieron de esos momentos de desesperación que tenia. Si no hubiese tenido esa vida tan difícil, ya sé que no está bien decirlo, pero es probable que no tuviéramos su fantástica obra. Es como que gracias a una desgracia te puede salir algo brillante. Muchas veces pienso lo mismo con Oscar Wilde. Todos sabemos que la condición sexual de Wilde fue la principal causa que lo llevó a su final, a su infierno, ya que en pleno siglo XIX la homosexualidad era un escándalo y era considerado un delito. Si Wilde estuviese vivo ahora mismo, ¿cómo sería? En pleno siglo XXI la homosexualidad no está perseguida, a excepción de algunos países, por lo tanto, Wilde habría seguido con su carrera literaria y muchas veces pienso con qué nos habría obsequiado. Mi profesora de literatura inglesa de la universidad nos dijo que si Oscar Wilde estuviese vivo en pleno siglo XXI sería una especie de Boris Izaguirre. Al principio me pareció gracioso pero luego pensándolo bien creo que no iba muy desencaminada debido a la personalidad tan carismática, llamativa y genial del irlandés. Pero por desgracia, tanto Poe como Wilde no están aquí.



Cómo he dicho antes, la muerte de Poe está rodeada de un gran misterio. Fue encontrado en las calles de Baltimore un 3 de octubre de 1849 en estado de delirio. Por aquel entonces, cuando lo encontraron, Poe llevaba varios días desaparecido y nadie sabe cuál fue la razón que le pudo llevar a ese estado. Esos días previos son un gran misterio y, a día de hoy, nadie sabe que pasó. Cuatro días después, el 7 de octubre, dejaba este mundo para siempre. Muchos dicen que la causa de la muerte fue debido a su alcoholismo. Otros la relacionan con diferentes enfermedades e incluso, algunos, barajan la hipótesis de un asesinato. Sin embargo, nunca lo sabremos. Con el tiempo, ese hombre torturado en el que nadie creía se convirtió en una leyenda. Muchos de nosotros amamos la literatura gracias a él. Queremos ser escritores gracias a él. Muchas veces pienso que Poe nació en la época equivocada. Era un visionario y veía cosas que los demás no podían. Por suerte, nos queda su obra. Podemos conocerle a través de sus historias, sus personajes. Él vive ahí. 

Mi pequeño homenaje, si se le puede llamar así, llega a su fin. Antes de apagar la vela que ilumina mi habitación puedo oír como algo golpea mi ventana. Sé quién o qué está tras el cristal. Su color se confunde con el negro de la noche y su presencia amenazante y su mirada inexpresiva son inconfundibles. Antes de abrir mi ventana os dejo con uno de mis poemas favoritos de Poe: Annabel Lee. Solamente me falta decir:

Feliz cumpleaños, Edgar.



Fue hace ya muchos, muchos años,
en un reino junto al mar,
habitaba una doncella a quien tal vez conozcan
por el nombre de Annabel Lee;
y esta dama vivía sin otro deseo
que el de amarme, y de ser amada por mí.

Yo era un niño, y ella una niña
en aquel reino junto al mar;
Nos amamos con una pasión más grande que el amor,
Yo y mi Annabel Lee;
con tal ternura, que los alados serafines
lloraban rencor desde las alturas.

Y por esta razón, hace mucho, mucho tiempo,
en aquel reino junto al mar,
un viento sopló de una nube,
helando a mi hermosa Annabel Lee;
sombríos ancestros llegaron de pronto,
y la arrastraron muy lejos de mí,
hasta encerrarla en un oscuro sepulcro,
en aquel reino junto al mar.

Los ángeles, a medias felices en el Cielo,
nos envidiaron, a Ella a mí.
Sí, esa fue la razón (como los hombres saben,
en aquel reino junto al mar),
de que el viento soplase desde las nocturnas nubes,
helando y matando a mi Annabel Lee.

Pero nuestro amor era más fuerte, más intenso
que el de todos nuestros ancestros,
más grande que el de todos los sabios.
Y ningún ángel en su bóveda celeste,
ningún demonio debajo del océano,
podrá jamás separar mi alma
de mi hermosa Annabel Lee.

Pues la luna nunca brilla sin traerme el sueño
de mi bella compañera.
Y las estrellas nunca se elevan sin evocar
sus radiantes ojos.
Aún hoy, cuando en la noche danza la marea,
me acuesto junto a mi querida, a mi amada;
a mi vida y mi adorada,
en su sepulcro junto a las olas,
en su tumba junto al rugiente mar.



Comentarios

  1. Lo leí ayer desde el móvil y te contesto hoy con el portátil que ya no me fío ni un pelo de mi androide (me suele borrar los mensajes después de tardar un buen rato en redactarlos).
    Enhorabuena por tu entrada, Laura, es un homenaje muy muy merecido a uno de mis también autores favoritos.
    Qué casualidad, yo también descubrí a Edgar en el cole, a través de una colección de cuentos que me mandaron para leer. En mi caso,fueron cuentos graduados en inglés y mi profe me los mandó porque yo no hacía más que darle la lata para que me dijera qué podía leer en inglés. Para aprobar teníamos que leer "Salems's Witches" y me había picado el gusanillo de leer en ese idioma (me encanta descubrir que realmente entendía lo que leía y mis esfuerzos por estudiar inglés valían la pena). Mi profe me recomendó entonces los cuentos de Poe que eran de un curso superior y...¡me encantaron! Bueno, qué miedo pasé y eso que tenía que parar de vez en cuando para buscar palabras en el diccionario...
    Recuerdo que "El gato negro" me marcó y "El corazón delator" estuvo presente en mis pesadillas mucho mucho tiempo...
    Más tarde, en el insti, un profe de literatura nos hizo leer lo que él consideraba lo mejoricito de la literatura universal y, cuando le llegó el turno a la literatura norteamericana, nos pidió un compendió de Poe. Podíamos elegir los cinco relatos que quisiéramos y, la mayor parte de mi clase eligió los más cortos (cómo no). Yo no, yo elegí los más largos porque, ya traducidos y sin estar acortados, la prosa de Poe me enamoró, me subyugó y no podía parar de leer aunque más de una vez lo hiciera con los dientes apretados o un ligero escalofrío.
    Después de eso, Poe se convirtió en lectura de cabecera, un puerto seguro, como Dickens al que, de vez en cuando, me encanta anclarme.
    En la uni estudiamos con profundidad "The Raven" y descubrí al Poe poeta, que era lo que me faltaba por leer para terminar de enamorarme de este torturado escritor. Tenía 18 años y desde entonces... no lo he abandonado por mucho tiempo.

    Por todo esto, por lo mucho que ha supuesto en mi vida y mi formación como lectora y autora este increíble autor, me ha encantado y conmovido tu entrada. Me siento identificada con muchas de las cosas que has dicho y te recomiendo, si no la conoces la novela "La cara del miedo" de Nikolaj Frobenius, que recorre toda la vida de Poe y nos ofrece una posible explicación para su torturada alma y su extraño final.

    Un abrazo, Laura.

    Ana

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola Ana! Muchas gracias por comentarme :) Sabia que te gustaba Poe :) De hecho, si no recuerdo mal, nos conocimos a través del fb de Victoria Álvarez mientras comentábamos cosas de este escritor :) Para mí, Poe es mucho más que un simple autor. No encuentro las palabras adecuadas para expresarlo pero es una gran inspiración para mi. Yo también me siento identificada con eso de que tus compañeros eligen los relatos más cortos y tú los más largos :) Fíjate, que en esto de "rarezas", cuando tenía 9 años en el colegio teníamos que hacer una redacción de una persona que admirasemos y yo la hice de Agatha Christie jaja. Pero volviendo a Poe, es verdad que algunas de sus historias te ponen los pelos de punta pero es que son tan buenas... A mi también me gustó "El gato negro" y mira que sufrí con el gato. "El corazón delator" es magnífico. Uno de mis preferidos. Sin embargo, a mi me marcó "Los crímenes de la calle Morgue". Creo que es brillante. Yo no he tenido la suerte que has tenido tú de estudiar a Poe en la uni. ¡Me habría encantado! Entonces, ¿te has leído "Las brujas de Salem"? A mí me encantó y entusiasmó. De hecho, le dediqué una entrada en el blog. Es una obra que me leí en una tarde y me dio que pensar. Tomo nota con la novela "La cara del miedo". ¡Miraré si está en la biblioteca!

    Muchas gracias otra vez.

    Un fuerte abrazo, Ana.

    Laura

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares