Mujercitas: Jo March, la Navidad... y mi infancia







¡Feliz Navidad a tod@s! Espero que hayáis pasado una gran noche y el día que hoy se presenta sea igual o mejor. Entre los preparativos de la comida de Navidad que hay ahora en mi casa aprovecho unos minutos de nada para escribir una breve entrada. No iba a hacerlo porque hay mucho lío, pero no creo que pase nada por unas líneas. Hay muchos libros que se asocian a estas fechas y el otro día alguien me preguntó por la historia que asociaba con esta época del año. Obviamente mi respuesta fue Cuento de Navidad, de Charles Dickens pero hoy quiero hablar de otro clásico entre los clásicos: Mujercitas, de Louisa May Alcott. ¿Quién no conoce la historia de estas cuatro hermanas? Beth, Jo, Amy y Meg son cuatro hermanas que viven con su madre mientras su padre está lejos de casa sirviendo en el ejército de la Unión. A través de esta familia, su autora, nos enseña los valores de la vida y todo esto lo podemos ver a través de estas cuatro hermanas pero, en especial, a través de Jo. Cada una de ellas tiene una personalidad diferente pero creo que Jo es la favorita de muchos ya que intenta romper con lo establecido. Cuando era una niña me quedé prendada de este personaje y a día de hoy el sentimiento sigue siendo el mismo. Creo que la escogí como referente y actualmente lo sigue siendo. Me siento muy identificada con ella y creo que todas somos un poco como Jo. Son estas heroínas que parecen estar creadas para quererlas sí o sí y no te las puedes quitar de la cabeza nunca más. Jo March junto a Elizabeth Bennet y Jane Eyre son mis heroínas literarias favoritas y cada año que pasa mi amor por ellas va en aumento. Además, la relación entre Laurie y Jo es maravillosa y no voy a decir nada más sobre ella para no destapar ningún spoiler.

Muchos tachan Mujercitas de puritana pero hay que ver en la época en la que fue escrita para poder entenderla. La manera en la que su autora se expresa es maravillosa y a la vez muy sencilla haciendo que te introduzcas en el mundo de los March de la manera más natural posible. Sientes la calidez que envuelve a esta familia desde la primera página y eres una más. Es una historia cortita y muy fácil de leer que enamora a la primera.

Uno de los puntos entrañables de esta historia es que es un clásico atemporal. Durante muchas Navidades se ha emitido la versión cinematográfica de este clásico y siempre que lo emiten lo vemos. Mi madre es de la versión de Elizabeth Taylor y yo de la de Winona Ryder (aunque nos gustan las dos por igual, más que nada era para destacar como esta historia consigue cautivas a diferentes generaciones por igual).

Mujercitas es un clásico imprescindible que asocio siempre con esta época del año debido al fuerte sentimiento de unión familiar que se puede sentir en el libro y también debido a la emisión de sus películas en estas fiestas. ¿Lo recomiendo? Por supuesto que sí.

Bueno chic@s, os dejo que hay algunos preparativos que me están esperando.

¡Feliz Navidad!


10/10

Comentarios

  1. Hola, Laura
    A mi también me gusta mucho esta novelita, yo soy de las de tu madre, me gusta la versión de Elizabeth Taylor, no sé cuántas veces la abré visto y nunca me canso. Cuando terminé de leerla y al cabo del tiempo me enteré de en la vida de la autora cuando era niña, me quedé con los ojos como platos. Esta novela ya la podemos considerar un clásico. Fue una revolución en su época pues rompe y se enfrenta con la conducta que una señorita debía tener. Recomiendo la versión original en inglés, pues algunas ediciones con traducciones al castellano son deficientes.
    Buena entrada compañera.
    ¡Felices fiestas!
    ¡Nos leemos!
    Besotes!!

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola, Mari Carmen!!

    ¡Muchas gracias! Yo me la leí en castellano pero me la quiero leer en inglés ya que como tú bien dices algunas traducciones son deficientes.

    ¡Nos leemos!

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola, Laura!

    Gran elección el libro que has escogido. Debo reconocer que, cuando era pequeño, me atraían las historias más aventureras (me remito a Verne y demás) pero, poco a poco, la obra me fue ganando y, al final, me dejé vencer muy a gusto. El ambiente familiar que se respira, esa unión entre hermanas, me parece clavado. Lo de puritana es un adjetivo que se puede usar con esta obra y con unas cuantas más; todo depende de lo abiertas que tengas la mente y de que te pongas en mayor o menor grado en la época en la que se redactó. Yo creo que está bien (muy bien) como está y que, sin duda, uno de sus muchos encantos es ese.
    Y, sí, también, soy fan de la peli, pero de la antigua, la dirigida por el maestro Mervyn LeRoy y que, hubo unos años, siempre ponían por estas fechas. La cinta tiene todo el encanto y esplendor de la época y me encanta esa escena en la que las hermanas ensayan la obra de teatro... amén de Elizabeth Taylor (¡Señor, qué ojos!), pero eso es otra historia...
    ¡Felices fiestas y nos leemos!

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola, Israel!

    Coincido contigo en todo lo que has dicho :) Para muchos esta novela es muy azucarada, inocente, cursi... pero no estoy de acuerdo. Cómo tú bien dices hay que tener la mente abierta ya que sino se cataloga a una historia con un adjetivo y éste no nos permite ver más allá. No me he leído los otros libros que siguen a esta novela así que tendré que encontrarlos :)

    ¡Felices fiestas para ti también!

    ResponderEliminar
  5. Cuento de Navidad de Dickens y Mujercitas son clásicos de Navidad... de las pasadas en la infancia-juventud y de las presentes si se les hace un huequecito.
    Mis mejores deseos para el Año Nuevo, Laura. ¡¡Feliz 2014!!
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola, Carmen!

    La verdad es que tienes toda la razón :) ¡¡Feliz 2014 para ti también!!

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Bonito relato y bonito titulo el de tu blog

    Un beso
    Laura-Beth

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares