Bicentenario Orgullo y Prejuicio: Un romance que dura ya 200 años







It is a truth universally acknowledged, that a single man in possession of a good fortune, must be in want of a wife.
(Es una verdad universalmente aceptada que un hombre soltero en posesión de una notable fortuna necesita una esposa.)


De esta manera arranca Orgullo y Prejuicio, una de las novelas más conocidas y amadas de la literatura anglosajona y que, a día de hoy, también forma parte de la literatura universal. ¿Quién le hubiese dicho a mi querida Jane Austen que dos siglos después esa novela que publicó misteriosamente como “la autora de Sentido y Sensibilidad” sería un referente en el mundo literario? Estoy segura que ni ella misma se lo imaginaba.

Jane Austen
Hoy es 2 de febrero y ya sé que esta entrada tendría que haberla escrito hace unos días, pero me ha sido prácticamente imposible así que más vale tarde que nunca. El pasado 28 de enero se cumplieron 200 años de la publicación de Orgullo y Prejuicio. Hay gente que habrá leído esta novela y otra que no pero, ¿quién no conoce esta historia? Habrá personas que conozcan muy por encima el argumento de esta novela pero si decimos el título muchas de ellas lo habrán escuchado en algún determinado momento. Orgullo y Prejuicio nos narra el romance entre la prejuiciosa Elizabeth Bennet y el orgulloso señor Darcy. Un romance lleno de malentendidos y desencuentros entre un hombre y una mujer que, en un principio, no pueden soportarse pero que después, y a través de un proceso en el que los dos corrigen y aprenden de sus errores, se dan cuenta de una cosita que se les había pasado por alto: son almas gemelas. El señor Darcy y la señorita Bennet son dos personajes muy queridos por los lectores y su matrimonio es uno de los más celebrados. A día de hoy, este amor sigue cautivando al mundo entero y mucha gente se pregunta por qué la novela de Jane Austen sigue teniendo esta popularidad. Hoy en día, nos encontramos con romances de todo tipo que cautivan al lector. Obviamente, y debido a que nos encontramos en otra época en la que hay más libertad, leemos historias de amor más arriesgadas que las que se narraban en el siglo XVIII. Historias con las que la gente se podría sentir más identificada pero, sin embargo, la historia de Elizabeth y Darcy sigue siendo una de las grandes favoritas, especialmente en Inglaterra. 


No solamente estamos ante una historia de amor sino también ante un retrato de las costumbres de las familias inglesas de la época de la Regencia. Eso sí todo esto está narrado en un tono satírico, irónico, sarcástico y sutil. Esta novela, desde mi punto de vista, tiene mucha más riqueza que sus antecesoras ya que hay un gran estudio de la psicología de los personajes y por eso la hace tan interesante. Elizabeth y Darcy tienen que superar diferentes crisis, luchar contra las barreras sociales y aprender de sus errores para poder avanzar y descubrir el amor que les une y es ahí donde se ve la evolución y la complejidad de los personajes. Además, la autora nos enseña en qué consiste la moralidad humana y, cómo no, se habla del tema central de esta historia: el matrimonio. Nos damos cuenta de que en pleno siglo XVIII casarse no era sinónimo de amor sino de seguridad. Las mujeres debían casarse para conseguir una estabilidad económica ya que no gozaban de los mismos privilegios que los hombres y si querían cierta independencia el matrimonio era la clave. Las mujeres que no querían casarse por dinero y sí por amor corrían el gran riesgo de ser unas solteronas. Por lo tanto, muchas de ellas no podían permitirse el lujo de soñar con “el príncipe azul” ya que tenían que ser prácticas y no románticas. Creo que estos papeles están representados a la perfección por la protagonista y heroína de la novela, Elizabeth, y su amiga Charlotte Lucas, dos grandes mujeres que tienen diferentes puntos de vista sobre el matrimonio. Mientras Charlotte es la pragmática, Elizabeth es la romántica. 


Creo que uno de los ganchos que tiene esta novela es la figura de Elizabeth Bennet. Ella es la heroína de la novela y muchos lectores, especialmente las mujeres, la admiran debido a su fortaleza, independencia, inteligencia y sentido del humor. Muchas de nosotras queremos ser como Lizzie porque, de alguna manera, nos sentimos identificadas con ella. Su personaje demuestra que no hace falta ser guapa para conquistar a un hombre (en la novela se comenta que la belleza de la familia es su hermana mayor Jane) y hay que recordar que en la época en la que se desarrolla la historia tener belleza era fundamental para poder contraer matrimonio. No hacia falta ser inteligente o tener personalidad. No. Antes iba el físico y lo demás no era tan importante. Sin embargo, Elizabeth demuestra que la belleza no lo es todo y que tener una gran personalidad y una lengua bien afilada pueden llegar a ser unas grandes aliadas a la hora de conquistar a alguien. Gracias a todo esto, logra desmontar y enamorar al señor Darcy y eso que al principio él no la consideraba lo suficientemente guapa cómo para tentarle. Son muchos valores los que transmite la autora de Orgullo y Prejuicio a través de Elizabeth Bennet, un personaje que podría ser una chica del siglo XXI.


Y hablando de Jane Austen, ¿qué se podria decir de ella que no se sepa ya? Me gusta saber que Austen era una chica humilde y con los pies en la tierra. Su estilo de vida difiere de otros grandes escritores ya que ella no tuvo una vida de lujos y no realizó viajes por el mundo que la ayudaran a conseguir inspiración a la hora de escribir sus novelas. Su vida fue muy humilde, tradicional y familiar y debido a eso su análisis de las familias inglesas es perfecto ya que las conocía de primera mano. Nunca se casó y murió con tan sólo 41 años. Mucha gente cree que Orgullo y Prejuicio está inspirada, de alguna manera, en un romance fallido que la propia Jane tuvo con un joven abogado llamado Tom Lefroy (esta historia se puede ver a través de la película Becoming Jane). Los dos se vieron obligados a separarse debido a que la familia de él esperaba que se casase con una mujer que les diera una estabilidad económica y, obviamente, Jane no daba el perfil. Su historia de amor no tuvo el final feliz que sí tuvieron Darcy y Lizzie.


Por otra parte, Orgullo y Prejuicio no sólo ha tenido éxito en la literatura. Muchas han sido las adaptaciones que se han hecho para cine y televisión de la novela de Austen. En 2005, Joe Wright llevó a la gran pantalla, de la mano de Keira Knightley y Matthew Macfadyen, el romance de Darcy y Elizabeth y lo consiguió con gran éxito. Esta versión cinematográfica me encantó. Todos los personajes tenían un gran carisma y qué decir de Keyra y Matthew como la pareja protagonista. También me gustó mucho Tom Hollander como el insufrible señor Collins ya que consigue mostrar ese patetismo que rodea al personaje. Sin embargo, la versión de la BBC que protagonizaron Jennifer Ehle y Colin Firth es una auténtica obra maestra y muy fiel al libro. Colin Firth es el señor Darcy por excelencia y si antes he dicho que Tom Hollander consigue recrear ese patetismo que representa tanto al señor Collins, en este caso, David Bamber lo multiplica. Y qué decir de Alison Steadman como la señora Bennet… ¡Oh, my God! ¡Interpreta a la señora Bennet tal y como me la había imaginado! Es como si la hubieran sacado directamente del libro: los gestos, la personalidad, la voz… ¡Un aplauso para ella! Esta versión de la BBC  me enamoró, pero reconozco que la BBC me encanta ya que sus adaptaciones de clásicos (y no tan clásicos) de la literatura son excelentes. Y hablando de la BBC… Con motivo del bicentenario, esta cadena emitirá en primavera una recreación del baile en Netherfield. ¡Quién pudiera ir! Aunque siempre nos quedará internet :)

Orgullo y Prejuicio (2005) con Keira Knightley y Matthew Macfadyen


En mi casa tengo, aparte de la película de 2005 y la versión de la BBC en dvd, cuatro ediciones diferentes de esta novela:



Esta edición de bolsillo la compré en 2008 durante una tarde que iba paseando por Barcelona. Recuerdo que entré en la librería y cuando llegué a la sección de literatura inglesa… ¡casi me da un ataque! Los clásicos de Jane Austen, las hermanas Brontë y Oscar Wilde me rodeaban y no sabía hacia donde mirar. Entré sin ningún libro y salí con unos cuantos. Esta edición de Orgullo y Prejuicio fue una de  mis adquisiciones.






El siguiente libro es una recopilación de los trabajos de Jane Austen y, claro está, entre ellas se encuentra Orgullo y Prejuicio. Esta edición está en inglés y es una auténtica preciosidad. Es de tapa dura y dentro hay unas ilustraciones más que bonitas. Es uno de los libros que todo fan de Austen debería tener. Me compré esta edición como premio a una temporada de estudios pero claro está, me compré éste y otros más ;) Si me volví loca en la anterior librería que os he comentado en ésta ya fue el remate. Se trata de una librería exclusivamente dedicada  a la literatura inglesa (todo está en inglés y no hay traducción al castellano ni al catalán) en la que encuentras todo lo que quieres y si no das con lo que te gusta te lo traen. ¡Es una maravilla! Creo que dentro de poco volveré a hacerle una visita.




Esta edición de Penguin la adquirí el año pasado para mi clase de literatura del Romanticismo (es lo que tiene estudiar filología inglesa). La adquirí una tarde de paseo por Barcelona con mis amigas Elena y Noemí ya que las tres estudiamos la misma carrera y teníamos que comprarnos unos libros. Siempre es bonito volver a leer esta novela tanto en castellano, catalán o inglés. Además, la portada me gusta mucho.








Esta edición de Austral es mi última adquisición. En realidad, es un regalo de estas Navidades y ésta es una edición especial ya que conmemora el bicentenario de la publicación de la novela. La portada es de tapa dura y venia muy bien acompañada por la edición en DVD de la versión de la BBC. ¡No la tenía en mi poder pero ahora puedo decir que sí! Ya sé que me repito pero la portada es muy bonita.







También tengo Orgullo y Prejuicio y Zombies que no tardará en caer y que, cómo podéis ver, es una propuesta muy original. Se trata de la misma historia pero le hemos de añadir muertos vivientes y muchas patadas. La novela de Austen ha servido como fuente de inspiración para muchas historias, entre ellas la mítica El diario de Bridget Jones y por otro lado, también ha dado para una secuela de la historia original: La muerte llega  a Pemberley de P.D. James (ver reseña aquí). Aunque hay muchas más pero no las pongo ya que si lo hago, ¡no acabaría nunca!


Si la semana pasada le dediqué una entrada a Edgar Allan Poe esta semana ha sido para la autora de Orgullo y Prejuicio. Ésta fue la primera obra que leí de Jane Austen y le siguieron Emma, Sentido y Sensibilidad, Mansfield Park, Persuasión… Y tengo que decir que es una autora con un estilo único y muy personal. ¡Me encanta! Ella fue, entre otros autores, la que me inculcó el amor por la literatura y por eso le quiero dar las gracias. Creo que sin Elizabeth y Darcy el mundo literario seria muy diferente.

Mi entrada de hoy llega a su fin. Siempre, antes de escribir, me prometo a mí misma que la entrada no será larga pero nunca cumplo mi promesa. Desde aquí quiero decir que si no os habéis leído esta maravillosa novela ya estáis tardando porque os estáis perdiendo un gran clásico de la literatura. Orgullo y Prejuicio es una novela muy especial para mí ya que me hizo suspirar, sonreír y emocionarme. ¡Me llegó al corazón! Por último, quiero desearles un feliz aniversario al señor y a la señora Darcy. Una pareja unida desde hace más de dos siglos y que no tiene intenciones de separarse. ¡Felicidades!

¡Hasta la próxim@!
 








 
 

  
 
 
 



Comentarios

Entradas populares