Gilmore Girls: A Year in the Life




¡¡Esta entrada contiene SPOILERS!!


¡Hola, chic@s! Esta entrada que estáis leyendo ahora mismo la escribí a mano el pasado domingo 27 de noviembre. Mi intención era haberla escrito unos días más tarde para reposar mis ideas, pero después de haber visto el capítulo final del revival de Las chicas Gilmore me ha sido prácticamente imposible. El sábado 26 me atrincheré en mi habitación y pasé toda la tarde viendo los tres primeros episodios: Invierno, Primavera y Verano. Otoño, el desenlace, lo dejé para esa misma noche.

Este regreso me ha vuelto a hacer reír y llorar, pero ha habido algunos aspectos que no me han gustado tanto y han hecho que me enfadara. ¡Ha sido un torbellino de emociones! A continuación, os dejo los puntos positivos y no tan positivos de Gilmore Girls: A year in the life. 



Un nuevo formato de 90 minutos de duración

Fuente: www.ew.com
Los episodios de la serie original tenían una duración de unos cuarenta y cinco minutos aproximadamente, pero en esta ocasión se ha doblado el tiempo en pantalla. Este aspecto suponía todo un reto ya que los guiones de la serie son muy rápidos y tenía miedo de que  esta ampliación de minutos no le beneficiara. Sin embargo, no he notado el cambio ya que las nuevas tramas han conseguido mantener en todo momento su ritmo tan característico con diálogos llenos de ingenio, que mezclan humor y drama a partes iguales. No se hacen pesados en ningún momento, aunque el número musical de Verano se me ha hecho muy largo y he visto innecesario su tiempo de duración en pantalla. Otro punto que no me ha gustado y que queda bastante patente durante la primera mitad de Invierno es el montaje irregular ya que al principio del episodio descubrimos que Rory ha vuelto a Stars Hollow para volver a irse en unas horas, pero unos pocos minutos después la volvemos a ver en el pueblo sin explicación alguna. Esto ha vuelto a repetirse en diferentes ocasiones haciendo que la estructura de este capítulo fuese un poco caótica.

A pesar de estos fallos, he visto estos episodios con mucha emoción y me han gustado bastante. He vuelto a conectar con la serie y he sentido como si el tiempo no hubiera pasado. Antes os he dicho que con estos nuevos episodios he vuelto a reír y llorar, pero el que se lleva la palma es Otoño, el desenlace de este viaje. Con él he llorado de alegría, pena y rabia. He tenido las emociones a flor de piel y me ha dejado huella.


El esperado regreso de nuestros personajes favoritos

Fuente: www.abcnews.com


Otro de los puntos que me mantenían más en vilo era el retorno de sus protagonistas. Me daba miedo que no se volviera a conseguir la esencia de cada uno de ellos y que esa magia se perdiera. Esto no ha ocurrido, pero sin embargo, tengo sentimientos encontrados debido a cómo están escritos algunos personajes. Hay mucha disparidad ya que algunos tienen un gran desarrollo y otros digamos que no tanto. Los dos personajes que más me han gustado han sido Emily (Kelly Bishop) y Lorelai (Lauren Graham). Ambas mujeres se encuentran en un momento de sus vidas en el que se cuestionan muchas cosas, están perdidas, y tienen que emprender un viaje interior para volver a reencontrarse y descubrir quiénes son y qué es lo que quieren. Bishop y Graham han ofrecido grandes interpretaciones en las que muestran que no han perdido ni un ápice de su complejidad. Uno de los grandes momentos entre estos dos personajes es cuando una emocionada Lorelai llama a su madre para relatarle una preciosa anécdota con su padre. La ausencia de Edward Herrmann como Richard (el actor falleció debido a un cáncer en 2014) se ha notado mucho en estos cuatro episodios y he echado mucho de menos su dinámica con Bishop, pero a pesar de esto el desaparecido actor ha estado muy presente en la trama. 

El otro personaje que puede presumir de haber conseguido un buen desarrollo es Luke (Scott Patterson). El eterno enamorado de Lorelai también experimenta sus propios conflictos, una serie de dudas y temores que harán tambalear su relación con el personaje de Graham.

En cuanto a los brillantes y excéntricos secundarios que acompañaron a nuestras chicas durante siete temporadas debo decir que están desaprovechados. Incluso para algunos, su presencia es anecdótica. He echado en falta más desarrollo e implicación de todos ellos en la trama. De los secundarios destacaría a Paris Geller (Liza Weil) ya que su personaje sigue con la misma fuerza y mala leche de siempre. Paris es una fuerza de la naturaleza y estos capítulos nos lo vuelven a confirmar. Sus escenas han sido geniales, me he reído mucho con ella, pero su historia ha quedado sin conclusión y no ha sido la única…


Rory Gilmore

Fuente: www.vanityfair.com
Rory (Alexis Bledel), el 50% del dúo protagonista, ha tenido una trayectoria que no me ha convencido mucho. La Rory que se nos presenta durante la primera parte de Invierno me ha encantado porque me ha transmitido seguridad, pero esta imagen se ha ido desmoronando cuando nos adentramos más en su vida. En los nuevos episodios descubrimos que Rory es una periodista freelance, que va en busca de la noticia y no tiene un hogar fijo. Esta parte me ha gustado mucho por la sensación de aventura que transmite, pero esta idea de mujer decidida, exitosa y con las ideas claras se evapora en muy pocos minutos cuando vemos que este ir y venir es porque ningún periódico le ha ofrecido un puesto estable. Parece que Rory se ha quedado más en una promesa y ese futuro brillante que todo el mundo le auguraba no se ha hecho realidad. Además, la imagen que se da del periodismo es muy frívola y la actitud de Rory no ayuda demasiado debido a su falta de profesionalidad. En lo que concierne a su vida personal se podría decir que también es un desastre. Rory tiene pareja, Paul, pero nunca recuerda su nombre o que está saliendo con él. Durante los primeros minutos esta situación funciona muy bien como gag, pero luego actúa en contra de su personaje ya que esta situación se extiende durante los cuatro episodios. A todo esto hay que añadirle la presencia de Logan (Matt Czuchry), su antiguo novio durante su estancia en Yale. La situación de Rory y Logan es de lo más especial ya que Logan está prometido con otra mujer, pero parece que esta situación es lo de menos ya que ambos están viviendo un affaire y no parece importarles que sea una relación de tres. Por lo tanto, esto hace que Rory sea la otra. Recuerdo cuando al final de la cuarta temporada de la serie original Rory y Dean pasan la noche juntos, a pesar de que éste está casado, y cuando Lorelai los descubre le recrimina a su hija su actitud y todas las cosas negativas que esto conlleva. Ella no la ha educado para que se convierta en la otra ya que es algo humillante, pero, casi diez años después y todo el trauma que conllevó su aventura con Dean, parece que Rory no ha aprendido la lección. La hija de Lorelai no es la que me ha decepcionado en este sentido sino también la propia Lorelai ya que cuando descubre que su hija y Logan están juntos ni se inmuta. Creo que esta actitud les hace un flaco favor a ambos personajes. Y por último, si su affaire con Logan no me ha gustado, lo que realmente me ha desilusionado es ver como en estos episodios el personaje de Rory no ha experimentado una evolución sino más bien un retroceso. No voy a negar que ver a Rory sin casa y sin trabajo le da un toque muy humano ya que muchos jóvenes están en su misma situación, pero durante los cuatro episodios vemos como su personaje está cada vez más perdido y parece que va vagando durante las cuatro estaciones del año. Muchas veces no reconozco a la chica que me encandiló durante las cuatro primeras temporadas y es una pena. Lorelai y Emily consiguen reencontrarse con ellas mismas, pero Rory es todo lo contrario. Se podría decir que estos episodios muestran la caída del personaje en todos los sentidos y si hay una segunda parte, ¿nos mostrarán su resurgir? El hecho de que el personaje de Rory no me haya convencido tiene mucho que ver con sus acciones pero también con su desenlace, aunque esto lo discutiré con vosotros en el último punto. 


Los chicos Gilmore

Fuente: www.vulture.com

Una de las grandes atracciones de la serie, para bien o para mal, fueron los novios de Rory. Cada espectador tiene a su favorito y queríamos saber qué había sido de ellos. Desde mi punto de vista, Dean (Jared Padalecki) es el que mejor parado ha salido, pero vayamos por partes.

Logan es, de los tres, el que más tiempo ha estado en pantalla, de hecho ha aparecido en los cuatro capítulos, y podemos ver qué ha sido de su vida. El joven no ha conseguido romper los lazos con su rica familia y por lo tanto, su entorno no ha cambiado mucho. Durante mi último visionado de la serie original acepté un poco más a  Logan y en el revival me ha gustado, pero a pesar de esto sé que no es la pareja ideal para Rory debido a las personas que le rodean y el estilo de vida que lleva.

Dean es, sin duda, el gran beneficiado de los tres. Padalecki, debido a su papel protagonista en la serie Supernatural, no estaba disponible para una participación mayor así que solo pudo asistir a un día de rodaje para una escena que dura poco más de tres minutos. Sin embargo, esta escena reconcilió a los espectadores con su personaje. Dean fue el primer novio de Rory, el más dulce de los tres, pero su despedida en la serie original me dejó un sabor amargo ya que su actitud era la de un chico resentido y enfadado con las Gilmore y nunca pudimos ver una resolución de esa trama. La última imagen que tuvimos de Dean fue esa y no me gustó nada. Sin embargo, en el revival todo es distinto. Dean y Rory se reencuentran y su conversación está llena de cariño y nostalgia. En ella vemos a un Dean maduro, sin rencores, y feliz, que tiene una buena relación con Rory y no solo eso sino que ha pasado página cuando descubrimos que está felizmente casado y es padre de familia numerosa (por no decir que va camino de convertirse en un equipo de futbol). Me emocioné mucho con esta escena ya que en ella Rory le recuerda su primer beso juntos, de hecho se encuentran en Doose's Market, el lugar exacto donde ocurrió, y es un momento muy dulce que está lleno de magia. ¡Fue como viajar varios años atrás! Creo que Dean puede presumir de haber tenido un gran final ya que su aparición cerró su historia de manera muy positiva y sin dramas de por medio.

He dejado para el final a Jess Mariano (Milo Ventimiglia), el gran favorito de la mayoría. Personalmente, esperaba la aparición de Jess con muchas ganas para ver qué había sido de él, pero sobre todo para ver su interacción con Rory. El actor aparece en Verano y Otoño y su tiempo en pantalla es muy pequeño y sus escenas con Rory no son como las había esperado. Cuando Rory y Jess se reencuentran la joven se siente muy perdida, pero Jess, en solo cinco minutos, vuelve a reconducir su vida. Esto me gusta mucho de él ya que cuando Rory tiene problemas aparece Jess y le da una nueva visión. Parece que el pasado que ambos tuvieron juntos quedó atrás al ver la buena amistad que tienen, aunque lleven años sin verse. Rory lo ha superado, o eso parece ya que no nos muestran ningún indicio que diga lo contrario, y pensamos que él también pero su última escena en la serie es la de un Jess mirando a Rory a través de la ventana y su mirada nos delata que su amor por la más joven de las Gilmore sigue intacto. Esta escena me dejó un sabor agridulce porque por un lado nos confirma que este romance no está acabado, pero por otro lado, no han sabido aprovechar esta oportunidad de oro para darle la conclusión que se merece.

Dejando a un lado mi decepción con la trama romántica quiero decir que me ha encantado ver el gran cambio que hay en Jess. En la serie original Jess fue un novio horrible debido a sus demonios internos y no era adecuado para la perfecta Rory. Sin embargo, en el revival, aunque este cambio ya lo pudimos ver en la sexta temporada, vemos a un Jess maduro, equilibrado, sensato y en paz. Irónicamente comprobamos como los roles se han intercambiado y la que ahora necesita ayuda es Rory. Creo que tendrían que haberle sacado más partido al personaje de Ventimiglia porque tenía mucho que dar y su final no puede ser más melancólico y romántico. ¡No nos pueden dejar así!


Las famosas cuatro palabras finales

Fuente: www.indiewire.com

El gran, grandísimo reclamo de este regreso eran las cuatro palabras finales que la creadora de la serie, Amy Sherman-Palladino, tenía planeadas desde que creó la serie, hace ahora 16 años, pero que no pudo incluir debido a su marcha en la última temporada. Una década después, Palladino ha conseguido incluirlas y después de muchos nervios y diferentes especulaciones las dos protagonistas las pronunciaron:


Rory: Mamá.
Lorelai: ¿Sí?
Rory: Estoy embarazada.


Después de estas reveladoras palabras la imagen se fundió en negro para dar paso a los créditos finales. En ese preciso momento no sabía si reír o llorar porque me quedé en shock, pero creo que hice ambas cosas. En la entrada anterior mencioné que lo que más me preocupaba era el final. Quería que todos los personajes tuvieran un desenlace después de lo que ocurrió en la séptima temporada, pero creo que los únicos que lo han conseguido han sido Lorelai, Emily, Luke y Dean. Para mí esto no es un final de serie sino un final de temporada. El desenlace nos deja con muchas preguntas y tramas que no han quedado resueltas. Ha sido bastante agridulce porque por un lado no te deja indiferente pero al mismo tiempo he sentido un vacío muy grande.

El embarazo de Rory ha sido algo inesperado, pero al mismo tiempo era algo que siempre vi venir. Cuando vi la serie original siempre pensé que Rory quedaría embarazada siendo adolescente para que, de esta manera, siguiera el mismo camino de su madre. Al final no pasó en el momento que lo pensé sino 16 años más tarde. Muchos dicen que con este embarazo se cierra el círculo, y es imposible no ver los paralelismos entre madre e hija. Lorelai tuvo a su hija sola ya que Christopher (David Sutcliffe) no formó parte de su vida y Luke ha sido lo más cercano a una figura paterna. Después de ver el desenlace todos nos preguntamos si la historia se repetirá en todos los sentidos. Si no hay ninguna sorpresa el padre del bebé de Rory es Logan y es imposible no ver en él a Christopher debido a las circunstancias tan parecidas que rodean a ambos personajes. Por otro lado, es inevitable ver a Jess como el nuevo Luke, ese hombre que vive en la sombra locamente enamorado de la protagonista, pero que prefiere guardar silencio y estar ahí siempre que ella le necesita.

Sinceramente, este final le hace un flaco favor a Rory ya que su trama queda totalmente abierta y en una situación muy delicada. Si ahora Palladino nos dijera que en un tiempo volverán con más episodios mi concepto del personaje de Alexis Bledel cambiaría por completo porque estos cuatro episodios los vería como el inicio de una nueva etapa en la vida de Rory y los hipotéticos nuevos capítulos podrían centrarse en enseñarnos cómo afronta esta nueva fase y, por qué no, su resurgir. Para mi este final no hace más que abrir un nuevo conflicto que necesita ser resuelto y quiero, exijo, volver a ver a Rory como la chica inteligente y sensata que fue una vez porque lo que he visto en el revival no encaja con su personaje. Este final, desde mi punto de vista, da paso a una nueva generación en la que Rory sería la protagonista y Lorelai pasaría a un segundo plano.

Gilmore Girls: A year in the life ha sido un regreso que me ha gustado en general ya que ha conseguido mantener la esencia de la serie y en muchos momentos la nostalgia ha sido la gran protagonista, pero su regreso ha sido agridulce por el trato al personaje de Alexis Bledel y por otro lado, a un desenlace que más bien parece un punto y seguido. Hay muchas tramas que han quedado abiertas y personajes a los que se les puede dar mucho más de sí. ¡Cruzo los dedos para que en un futuro Stars Hollow vuelva otra vez a mi pantalla!

¡Hasta la próxima!


Si queréis acceder a mi página de Facebook podéis hacer click en este enlace


Imagen principal: wennermedia.com
  

Comentarios

  1. Muy de acuerdo con tu crítica!! Bravo lo has explicado muy bien y yo creo que muchos de los fans de esta serie hemos sentido lo mismo. A mí me gusta esta Rory que tiene que luchar y que no tiene un trabajo perfecto caído del cielo porque esa es la realidad. Pero la trama de Logan no, no, no... ES que me parece forzada. Ella le deja hace diez años con un anillo en la mano y ahora vuelven a las andadas con el prometido y si tanto se quieren por qué no están juntos y ya. No me gusta cómo hemos llegado a ese punto, parece como que hay uqe meter ahí el embarazo sea como sea. Y ya la trama cuando hacen Logan y sus amigos la performance y demás buffff

    En cambio me encantó el duelo por la muerte de Richard. Como Lorelai lo tiene ahí dentro y no es capaz de soltar toda su pena... Me pareció precioso y muy emotivo.

    En finss yo espero de verdad que haya algo más que estoy y justo! que sea la oportunidad de Rory de remontar. Lo necesitamos!!

    Besines y ole por esta reseña!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Ana!

      Ay, creo que Rory sale muy mal parada de esta nueva entrega. Espero que hagan más episodios porque si éste es el final será una decepción. Parece que Rory va para atrás y no puede ser. Siempre pensé que Rory y Jess volverían a conectar, pero parece que les gusta hacernos sufrir.

      Creo que las mejor paradas han sido Lorelai y Emily. Me han encantado sus arcos y la dinámica que mantienen. Y Richard... le he echado muchísimo de menos :(

      ¡Crucemos los dedos para que las chicas vuelvan!

      ¡Un beso y muchas gracias por tus palabras!

      Eliminar
  2. Esperaba esta serie con muchas ganas, y me la "tragué" junto a mi amigo y compañero de vida durante todo un fin de semana. Tan abstraídos estábamos que no nos dimos cuenta que nos habían cambiado las farolas de la calle. En fin...
    Sin embargo, tengo que decir que me quedé un poco decepcionada...tenía quizá muchas expectativas puestas en la serie y que incluso hagan una parodia de lo que está resultando con el libro de Salvaje, también me pareció que tenía su punto. No obstante, no terminó de engancharme...lo del musical fue horroroso...pero la ambientación, los rincones tan bellos, la recuperación de un periódico local, los fantasmas de los novios y el novio ausente...y especialmente cómo el personaje de Emily crece de un modo espectacular, dando un giro a su vida...han hecho que la serie me gustara algo más.
    Tu entrada me ha gustado muchísimo...con muy buenas reflexiones sobre la serie.
    Un beso grande y que tengas una muy feliz Navidad acompañada de libros, chocolate,...y lo mejor...con las personas que te rodean...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, María!

      ¡Muchas gracias! Estoy de acuerdo con lo que dices. Emily fue la que mejor desarrollo tuvo y Rory me decepcionó tanto... Prefiero el final que tuvo en la séptima temporada. Espero que hayan nuevos capítulos porque la historia no ha hecho más que empezar y puede que todavía haya esperanza ya que durante estos días ha habido más de una insinuación con respecto a una posible vuelta.

      A mi también me decepcionó esta vuelta pero por otro lado, me alegró volver a Stars Hollow, así que tengo sentimientos encontrados.

      Muchas gracias por pasarte y espero que hayas tenido un inicio de año precioso rodeada de los que más quieres.

      ¡Un beso muy grande!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares