Dawson Crece: Segunda Temporada



¡Hola, chic@s! Ay, las segundas temporadas… Siempre he sido muy fan de ellas porque como ya conocemos a sus personajes, los guionistas aprovechan esto para exponer nuevas tramas que supongan un reto para ellos. Y luego una curiosidad, ¿os habéis fijado que en las segundas temporadas los protagonistas suelen cambiar de look? ¡Incluso parecen más jóvenes a medida que pasan los años! Un ejemplo es el reparto de la mítica Friends. Pero hoy, vengo para hablaros de la segunda temporada de Dawson crece y no sabéis las ganas que tenía de escribir sobre esta entrega porque era (y de momento sigue siendo) mi favorita. ¿La razón? ¡El noviazgo de Dawson y Joey! La primera temporada nos mostró la amistad entre estos dos amigos de toda la vida y cómo Joey estaba enamorada en secreto de Dawson. Al final, Dawson despierta y ve que el sentimiento es mutuo, así que la primera temporada termina con un beso inolvidable entre los dos que me dejó embobada y con una sonrisa de tonta que no me podía quitar (esto me pasó hace unos meses y también hace 18 años cuando lo vi por primera vez, el sentimiento no cambia). Este beso abría un gran abanico de posibilidades, pero al mismo tiempo mi emoción dio paso al miedo porque todos sabemos que estamos en la segunda temporada, aún queda mucha historia por delante, y la pareja protagonista no va a tener una relación estable porque esto no es bueno para la audiencia. Hay que marear la perdiz para mantenernos enganchados a la pantalla y cuanto más mejor. Durante estos 22 episodios los personajes han evolucionado y han ido creciendo, pero también me he dado cuenta de que los secundarios son más interesantes que el protagonista. ¿Estáis listos para volver a Capeside?

Dawson y Joey

La pareja dorada de la serie resulta que no es tan perfecta en esta segunda temporada y tras ver los episodios me he dado cuenta de lo siguiente: Dawson (James Van Der Beek) y Joey (Katie Holmes) juntos, como idea, funcionan, pero en la realidad esto es muy diferente. Todos podemos imaginar una relación idílica entre estos dos, pero cuando la relación se vuelve un hecho me he dado cuenta de que están en un conflicto constante. No se dan tregua y cuando un problema desaparece surge otro nuevo. Es increíble lo intensos que son los dos. Recuerdo que cuando tenía 12 años no me daba cuenta de esto, pero ahora… ¡madre del amor hermoso! Por un lado, Dawson continúa viviendo en su mundo y cree que su relación con Joey es lo único importante, y los demás deberían verlo también así. El chico es un pelín egocéntrico, cree que lo sabe todo, y no ve que los demás también tienen su vida y sus propios problemas. Todavía sigue creyendo que su vida es una película, de hecho crea un film basado en su relación con Joey, y sólo acepta los finales felices (el idealismo del personaje es genial, pero a veces también hay que ser realista). Por otro lado, Joey, después de anhelar (muchísimo) estar con Dawson, cambia de la noche a la mañana para decir que necesita encontrarse a sí misma y que por eso no puede seguir con él. ¿Perdona? ¿Esto no lo podías haber pensado antes? En este sentido, Dawson y Joey son tal para cual, pero lo que siempre me ha chocado es que Dawson se olvidara tan rápido a Jen, de la que se encaprichó bastante en la primera entrega, y ahora solo tiene ojos para Joey. A veces me ha dado la sensación que lo que Dawson siente por Joey roza la obsesión y tendría que dejarla respirar un poco más. La relación entre los dos siempre está llena de obstáculos y no descansan ni ellos ni el espectador. Cuando están enfadados hay que agarrarse porque vienen curvas llenas de intensidad y cuando se ponen románticos son muy empalagosos. En el episodio dieciocho, Jack le dice a Dawson que no cree en el amor perfecto, pero sí en las almas gemelas, y estas no tienen que tener una relación sentimental para serlo. Este comentario de Jack es de lo más acertado y cobrará una gran importancia en el futuro.

Jen

Siempre me ha gustado el personaje de Michelle Williams por la evolución que tiene, y en esta temporada el viaje de Jen ha estado lleno de altibajos. Durante la primera temporada huye constantemente de su rol de chica mala, pero parece que en esta entrega, en especial durante la primera parte, decide abrazarlo porque asume que ella es así y no puede cambiar. En la parte más alocada de Jen siempre encontraremos a Abby Morgan (Monica Keena), la otra chica mala de la serie, y un personaje genial porque además de ser retorcida es muy divertida. Abby le da vidilla a la serie y me hubiese gustado que no hubiesen matado a su personaje porque creo, y lo digo de verdad, que con algún cambio habría sido una integrante perfecta para la pandilla. Pero hablemos de Jen. Por un lado, somos testigos de su lado más canalla pero al mismo tiempo es la más sensata del grupo, hablando en más de una ocasión como una adulta. Su relación con Dawson pasa del amor a la amistad, aprenden a ser amigos, y en el décimo episodio le pregunta a Dawson si alguna vez fue importante para él porque parece que no ha pasado del primer acto (no eres la única que lo piensa, Jen). Jennifer sigue chocando con su abuela debido a sus diferentes puntos de vista a la hora de ver la vida. Esto llevará a ambas a vivir varios conflictos, el más grande en la recta final de la temporada, pero esto las ayudará a reconocer sus errores y de esta manera, aunque sean muy diferentes, podrán empezar a vivir otra vez bajo el mismo techo. La relación entre Grams (Mary Beth Peil) y Jen siempre me gustó y sin ninguna duda, es una de las interacciones más interesantes que tiene la serie. Los grandes amigos oficiales de la serie son Dawson y Joey pero en los dos últimos capítulos nace la que para mí es la otra gran amistad de la serie y que está protagonizada por Jack y Jen, aunque de esto ya hablaremos en futuras entregas. 

Andie y Jack, los hermanos McPhee

Una de las mejores decisiones de la segunda temporada fue incluir a dos personajes nuevos que se ganaron un lugar en mi corazón: Jack (Kerr Smith) y Andie (Meredith Monroe). Los hermanos McPhee llegaron como dos secundarios que estaban ahí para crear nuevas tramas para los protagonistas, pero al final consiguieron su propia trama y ahora me he dado cuenta de que esta temporada es de los dos, junto con Pacey. Andie era y es uno de mis personajes favoritos por su luz, su sentido del humor y porque tiene una respuesta para todo. ¡No para de hablar! Es una chica que tiene un corazón enorme, pero tras esa apariencia de felicidad y positivismo hay un drama familiar que intenta ocultar a toda costa, pero que al final es descubierto. Esto nos mostrará la parte dramática del personaje y también una complejidad que no nos esperábamos. Monroe se gana el cariño del público al dar vida a un personaje fuerte, pero a la vez vulnerable que se convierte en la gran revelación de la temporada. Sin embargo, Andie no viene sola ya que con ella está Jack, su hermano. Cuando vi por primera vez Dawson crece, Jack me cayó fatal porque se interpuso entre Dawson y Joey, y para mí eran sagrados, pero ahora que estoy volviendo a ver la serie, Jack se ha ganado mi cariño desde el primer minuto. Al principio nos lo presentan como un chico extremadamente tímido y torpe, pero al igual que su hermana, Jack empieza siendo un personaje de lo más anecdótico para ganar una gran relevancia al declararse abiertamente gay. El doble capítulo que trata la homosexualidad de Jack es memorable y Smith ofrece una interpretación emotiva y desgarradora, que lo hará enfrentarse a su padre y a los que le rodean. ¡Que vivan Jack y Andie!

Pacey y Andie

He dejado lo mejor para el final: la relación entre Pacey (Joshua Jackson) y Andie. Porque esto sí que es una pareja como Dios manda y no la de Dawson y Joey. Pacey y Andie se conocen de una manera muy cómica y durante los primeros seis episodios sus interacciones estarán caracterizadas por el humor. Los dos son polos opuestos, pero aunque no lo reconozcan encajan a la perfección. Pacey gana en profundidad y crece como personaje gracias a Andie porque ésta cree en él y saca todo el potencial que éste tiene. Hasta ese momento nadie había creído tanto en él. Para su padre es un fracaso y aunque sus amigos saben que no lo es lo subestiman bastante. Sin embargo, para Andie, Pacey es algo más que el tipo gracioso del grupo. El personaje de Jackson madura muchísimo durante estos capítulos y su relación con Andie se afianza a pasos agigantados. Ambos se procesan un gran amor, respeto y admiración, y la entrega es total. Pacey afronta con una gran entereza la situación familiar de Andie y su posterior enfermedad, y en ningún momento renuncia a ella. De hecho, hay una escena entre Dawson y Pacey que resalta la gran diferencia que hay entre ambos y que muestra lo mucho que ha crecido Pacey. Dicha escena pertenece al decimotercer episodio y en ella Pacey no sabe qué hacer al descubrir que la salud de Andie no pasa por un buen momento. Le comenta su situación a Dawson y éste, que está resentido con Joey, le dice que renuncie a ella. Sin embargo, Pacey le dice que él sí sabe lo que quiere y que no va a renunciar a ella. ¡Bravo, Pacey! El personaje de Jackson debería ser el protagonista de la serie y no Dawson ya que es mucho más interesante que el protagonista. En el decimosexto capítulo, Dawson cumple 16 años y se emborracha porque cree que su vida es un fracaso (aquí os dejo el memorable dueto que se marca con Andie). Cuando se presenta de esta guisa en su casa, delante de todos sus compañeros de instituto ya que le han preparado una fiesta sorpresa, empieza a recriminar a su familia y a sus amigos una serie de asuntos. Cuando le llega el turno a Pacey, Dawson le reprocha que sea mejor que él cuando en teoría tendría que ser al revés. Hasta Dawson se da cuenta de que Pacey, su amigo del alma y al que nadie tiene en cuenta, ha experimentado una evolución de lo más evidente y que él se ha quedado totalmente estancado. Pacey y Andie como pareja son una auténtica joya y ellos son los representantes del gran romance de esta temporada.

La segunda temporada de Dawson crece me ha vuelto a encantar, pero me ha demostrado que Dawson y Joey tienen muy poca química como pareja, no me había dado cuenta de esto la primera vez que la vi, y que los secundarios que rodean a la pareja protagonista tienen un viaje mucho más interesante que los de Holmes y Van Der Beek. Por cierto, los créditos iniciales de esta temporada ya muestran la mítica canción de Paula Cole, I don’t want to wait, que a mí me encanta pero he visto que hay gente que la odia. ¡Pero si es genial!


¿Sois fans de Dawson crece? Si es así, ¡espero vuestros comentarios!

¡Hasta la próxima!

P.D. La canción Kiss Me, de Sixpence None The Richer siempre será el tema de esta temporada. ¡Qué nostalgia me da escucharla!

Si queréis acceder a mi página de Facebook, haced click aquí

Fotografías: WB


Comentarios

  1. Me ha encantado tus opiniones y las comparto todas
    PD: vas a hacer de la cuarta y quinta temporada?, Sería genial

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! ¡Muchas gracias! TODAS las temporadas de la serie están analizadas en el blog ;)))))))

      ¡Un saludo!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares