María, Reina de Escocia (Mary Queen of Scots) (2018)



¡Hola, chic@s! Ayer, 8 de febrero, llegó a nuestras carteleras la película María, reina de Escocia, y casualidades de la vida, ayer se cumplieron 432 años de la ejecución de María Estuardo, su protagonista. Durante estos últimos dos años, la industria del cine ha experimentado muchos cambios debido al movimiento #MeToo y durante los últimos meses hemos podido ver series y películas en las que las mujeres han tenido un papel importante. El film protagonizado por Saoirse Ronan (Lady Bird) y Margot Robbie (Yo, Tonya) nos relata el conflicto entre María Estuardo y Elizabeth I por el trono de Inglaterra. Ambas son primas, pero enemigas debido a sus diferencias políticas y religiosas, aunque en el fondo son dos mujeres que comparten más similitudes que diferencias.

La cinta dirigida por Josie Rourke está basada en la biografía María Estuardo, la reina mártir, de John Guy, y el largometraje se ha tomado más de una licencia a la hora de contar la historia. Esta película se podría haber enfocado de dos maneras diferentes: la primera, centrándose en los conflictos que el enfrentamiento de estas dos reinas causaron y la segunda, estaría enfocada en contar la primera historia pero esta vez haciendo hincapié en sus protagonistas y sus miedos, deseos y aspiraciones. Personalmente pienso que la película se centra más en este último ejemplo ya que está contada desde un punto de vista feminista en el que María y Elizabeth son dos mujeres empoderadas en un mundo de hombres, y como podremos ver, estos últimos no las ven con buenos ojos. Lo que más me ha llamado la atención es que las dos reinas son automáticamente enemigas naturales debido a su posición, pero al mismo tiempo vemos su parte más humana ya que las dos se admiran y sienten una gran fascinación la una por la otra. Si hubieran gozado de una total libertad, algo que el deber les impide, no me cabe la menor duda de que se podría haber creado una gran alianza entre ambas.

María y Elizabeth están rodeadas de hombres, algunos de ellos son sus consejeros y otros sus enemigos, y ambos grupos se sienten amenazados por ellas, a la vez que disgustados, ya que no ven natural estar comandados por una mujer. Los personajes de Ronan y Robbie tienen personalidades fuertes y complejas, lo que las hace muy atractivas al espectador. Me ha gustado mucho que, y como suelo citar a menudo, a pesar de que la trama transcurre en el siglo XVI, esta es muy contemporánea ya que ambas protagonistas tienen que encontrar el balance perfecto entre sus deseos más personales (maternidad, matrimonio) y lo que supone llevar el peso de la corona (su trabajo). Por eso las entendemos, porque nos vemos reflejadas en ellas. Por un lado, la María de Saoirse Ronan es una mujer impulsiva y romántica, que posee un carácter alegre y sociable, y siempre está rodeada de sus doncellas. La joven Estuardo consigue casarse y ser madre al mismo tiempo que se encuentra en la lucha por el poder. Sin embargo, por otro lado tenemos a la Elizabeth de Margot Robbie, que es la cara opuesta de su prima ya que vive en un estado de soledad permanente y reprime mucho sus emociones. De la interpretación de Robbie destacaría sus silencios ya que estos dicen mucho más que sus palabras. Estamos ante una mujer absorbida por todo lo que representa y el trono es su prioridad, pero en el fondo anhela cosas que parecen no ser compatibles con su papel de reina y esto la convierte en una persona un tanto melancólica. Ronan y Robbie están maravillosas en sus papeles y he conectado con ellas a medida que la historia avanzaba ya que he podido ver su progresión y madurez. Al principio pensé que tenía que escoger un bando, pero es imposible unirte solamente a una de ellas porque en el fondo entiendes sus conflictos internos.


La película es técnicamente perfecta. Tiene unos primeros planos de Saoirse Ronan preciosos y la fotografía es una maravilla; sin nombrar su vestuario y maquillaje, que son una delicia. Sin embargo, la primera parte de la película quiere abarcar muchos puntos y he notado que el desarrollo de la trama es un poco torpe ya que ocurren muchas cosas y de manera rápida y por lo tanto, esto hace que no te dé tiempo a asimilar ciertos aspectos. A partir de la segunda parte, la trama está más consolidada, al igual que los personajes, y los acontecimientos que ocurren son mucho más emocionantes que los que hemos visto en la primera mitad.

María, reina de Escocia es una película que poco a poco te va cautivando y al final de la cinta sientes una gran admiración por ambas reinas. Ronan y Robbie ofrecen dos interpretaciones poderosas y es imposible decantarse solamente por una. El único inconveniente que le pondría a este film es su primera hora ya que la narración es un poco atropellada y esto entorpece el ritmo de la historia. María y Elizabeth fueron dos mujeres del siglo XVI pero esta película nos muestra los conflictos personales que tenían y estos se podrían trasladar perfectamente a nuestros días. María, reina de Escocia opta a dos Premios de la Academia: mejor vestuario y mejor peluquería/maquillaje. ¡A ver qué ocurre el 24 de febrero!

¡Hasta la próxima!

Si queréis acceder a mi página de Facebook, haced click aquí
Instagram: laura_lamiel

Fotografías: Focus Features, Working Title Films

Comentarios

  1. ¡Hola Laura! Le tengo muchas ganas a esta peli, que seguro me va a encantar, tanto como a ti. Además las dos actrices protagonistas me gustan mucho.
    A ver cuando puedo verla
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Marian! Pensaba que a lo mejor no aterrizaba en nuestros cines, ¡pero lo ha hecho! Es una película que va de menos a más y al final consigue conmoverte. Ambas protagonistas son dos mujeres fuertes, pero las circunstancias que las rodean no les permiten ser aliadas y amigas. Ha sido muy interesante ver esto ya que por un lado, el deber las enfrenta, pero en el fondo no quieren eso ya que hay una gran conexión entre ellas.

      ¡Espero que te guste!

      ¡Un besazo!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares